Ejercicios para  vértigo
Ejercicios vídeo Ejercicios póster

Ataje activamente el vértigo con nuestros ejercicios de equilibrio

Las estructuras cerebrales tienen la capacidad de contrarrestar el vértigo (compensación centro-vestibular). Para ello, el cerebro tiene que aprender a tener únicamente en cuenta los datos correctos e ignorar los incorrectos, p. ej., procedentes de un órgano del equilibrio afectado. Incluso el funcionamiento defectuoso de uno o ambos órganos del equilibrio se puede compensar por medio de un entrenamiento sistemático y estricto del equilibrio. Este proceso de aprendizaje se puede favorecer de manera específica con determinados ejercicios para el vértigo, también llamados ejercicios de equilibrio. Incluso los desplazamientos diarios, p. ej., un paseo (en compañía, para sentir seguridad), pueden ser un ejercicio de equilibrio útil.

Ejercicios de equilibrio para mejorar el sistema del equilibrio

Sin duda, el vértigo —sea del tipo que sea— no se debe tomar a la ligera. Al contrario: deberá potenciar su sistema del equilibrio general mediante actividades físicas, como el entrenamiento del equilibrio. Así favorecerá el sistema del equilibrio y la capacidad de compensación de su propio organismo. En general, estas actividades también benefician el proceso de recuperación tras una crisis de vértigo y ayudan a aliviar las molestias.

A continuación le presentamos ejercicios para el vértigo específicos que —junto a las ventajas de tomar Vertigoheel® — son el complemento ideal para una crisis de vértigo. Además de los ejercicios de equilibrio que se pueden realizar en posición acostada, los hay que se pueden hacer en posición sentada o de pie. Al hacer ejercicios de equilibrio regularmente, el cerebro aprende a controlar el vértigo. Incluso pueden desembocar en la desaparición definitiva del vértigo.

Para su comodidad, le ofrecemos nuestros ejercicios de equilibrio, así como nuestro diario del vértigo, para descargar. Así podrá imprimirlos y tenerlos siempre a mano.

Entrenamiento eficaz del equilibrio con Vertigoheel

Elija entre tres y cuatro ejercicios para el vértigo y hágalos en posición reclinada o sentada. Haga estos ejercicios de equilibrio varias veces al día durante un período de cuatro a seis semanas. Si al principio se marea durante el entrenamiento para el vértigo, pida ayuda a amigos o familiares o déjese aconsejar por su médico. El entrenamiento regular le ayudará a aliviar los síntomas.

Ejercicios para el vértigo

Ejercicio 1: Fijar la vista en un punto en el espacio

Ejercicio 1: Fijar la vista en un punto en el espacio

En posición acostada, fije la vista en un punto del techo. Mantenga los ojos en ese punto mientras gira la cabeza de izquierda a derecha alternativamente.

Ejercicio 2: Desplazar objetos

Ejercicio 2: Desplazar objetos

Siéntese en una silla o en un sillón. Coja un objeto cotidiano (como una pelota o una botella de plástico) y déjelo delante, en el suelo. Luego vuelva a cogerlo, póngaselo en el regazo y déjelo de nuevo en otro punto del suelo. Vaya alternando entre izquierda, derecha y centro. Este ejercicio también se puede hacer de pie.

Ejercicio 3: Levantarse

Ejercicio 3: Levantarse

Levántese y siéntese varias veces. Primero hágalo con los ojos abiertos; en la segunda serie, ciérrelos.

Ejercicio 4: Tocarse la nariz

Ejercicio 4: Tocarse la nariz

Estire el brazo y fije los ojos en el dedo índice. Llévese el dedo a la nariz y vuelva a apartarlo sin perderlo nunca de vista. Este ejercicio se puede hacer en posición acostada, en posición sentada o de pie.

Ejercicio 5: Girar el cuerpo

Ejercicio 5: Girar el cuerpo

Estando de pie, gire la parte superior del cuerpo de izquierda a derecha (primero con los ojos abiertos y después con los ojos cerrados). Visualice un punto en el espacio con los ojos cerrados y sígalo con la mente.

Ejercicio 6: Flexionar la cabeza

Ejercicio 6: Flexionar la cabeza

En posición sentada o de pie, mantenga los ojos fijados en un punto del espacio. Flexione ahora la cabeza hacia delante y atrás; a continuación, haga lo mismo a derecha e izquierda. Realice estos movimientos primero lentamente y después más rápido.

Ejercicio 7: Hacer malabarismos con una pelota

Ejercicio 7: Hacer malabarismos con una pelota

Con los ojos abiertos, pásese una pelota de una mano a la otra a la altura de los ojos. Cuanto más juntos estén los pies, más difícil resultará el ejercicio. Comience con los pies separados a la altura de las caderas. También puede variar el ejercicio, pasándose la pelota de una mano a la otra a la altura de las rodillas.

Ejercicio 8: Pisar una almohada

Ejercicio 8: Pisar una almohada

Ponga una almohada o un trozo de gomaespuma (de 10 cm de grosor) grandes en el suelo, detrás de una silla o sillón. Empiece a pisarlos, con un pie cada vez, sujetándose al respaldo de la silla. Primero hágalo con los ojos abiertos y después con los ojos cerrados.

Ejercicio 9: Caminar por la cuerda floja

Ejercicio 9: Caminar por la cuerda floja

Camine en línea recta. Siga, por ejemplo, una línea del suelo o el borde de una alfombra. Primero haga el ejercicio con los ojos abiertos y después con los ojos cerrados. Puede aumentar la dificultad del ejercicio yendo y viniendo varias veces y haciendo que camina por la cuerda floja, es decir, poniendo un pie exactamente delante del otro. Hágalo aún más difícil moviendo la cabeza de izquierda a derecha mientras camina con los ojos abiertos.

Uso de cookies: Nos gustaría utilizar cookies para reconocer las preferencias de nuestros usuarios y poder diseñar de manera óptima este sitio web. Encontrará información detallada y cómo revocar en todo momento su consentimiento en nuestra Política de privacidad .