Otros sistemas implicados
Ejercicios vídeo Ejercicios póster

El sistema del organismo humano, un cuadro complejo

Para mantener la orientación espacial y movernos con seguridad, no solo necesitamos el sistema del equilibrio, sino también otros sistemas del organismo humano, que deben interactuar a la perfección con el sentido del equilibrio:

Los ojos

Los ojos captan la información del entorno y la transmiten a través del nervio óptico a las zonas cerebrales pertinentes. El conjunto de las estructuras involucradas se denomina "sistema visual (del latín videre, visum = ver).

El sistema somatosensorial

Para la orientación espacial, también es importante la información de movimiento que la sensibilidad profunda (el registro de ciertos estímulos desde el interior de su cuerpo) nos transmite sobre nuestra posición, los esfuerzos realizados y el movimiento. Para este propósito, tenemos receptores en la piel, los músculos, los tendones y las articulaciones. Los estímulos que allí se reciben también se envían al cerebro. Todo ello se sintetiza en el término sistema somatosensorial (del griego soma = cuerpo; latín: sentire, sensum = sentir)

La información vestibular, visual y somatosensorial se procesa en el cerebro como una sensación de posición y espacio; los resultados se transmiten al sistema motor (sistema de movimiento, del latín motor = movimiento). Para poder movernos con seguridad en un espacio, se requiere la colaboración de una gigantesca red de estructuras: el menor fallo de funcionamiento puede provocar vértigo.

Ejemplo de cómo se desarrollan distintos tipos de mareos

  • Para procesar correctamente la información entrante, el cerebro debe recibir suficiente oxígeno y nutrientes. Para ello se requiere un suministro suficiente de sangre y un metabolismo sano. Por lo tanto, la presión arterial baja, por ejemplo, puede causar vértigo.

  • Cuando se lee en el coche, el sistema somatosensorial registra las aceleraciones; los ojos, sin embargo, solo registran la página estable del libro. La información que llega al cerebro es contradictoria, con la consiguiente confusión, que en algunas personas puede provocar cinetosis (mareo del viajero).

  • El vértigo también puede deberse a la inflamación del nervio del equilibrio (neuritis vestibular), como causa periférico-vestibular.

  • Distintos trastornos neurológicos pueden ser la causa central-vestibular del vértigo. En este caso, el cerebro se ve directamente afectado.

  • Los otolitos del vestíbulo pueden desprenderse, penetrar en los canales e iniciar irritaciones, lo que resulta en un vértigo postural benigno.

Lo cierto es que hay distintas causas asociadas a los diferentes tipos de mareos. En cualquier caso, las crisis de vértigo recurrentes deben tomarse en serio y analizarse con el médico.

Uso de cookies: Nos gustaría utilizar cookies para reconocer las preferencias de nuestros usuarios y poder diseñar de manera óptima este sitio web. Encontrará información detallada y cómo revocar en todo momento su consentimiento en nuestra Política de privacidad .